Más de una vez has podido ver grandes y medianos vehículos repartiendo alimentos a empresas que requieren de sus servicios de proveedores.

Bares, carnicerías, restaurantes o cualquier establecimiento que tenga a la venta alimentos, son lugares dónde encontrarás un transporte especializado para el mantenimiento de estos.

No obstante, no todos los alimentos necesitan el mismo tipo de transporte, pues viene relacionado con la refrigeración de si bien son perecederos o no.

A continuación, el artículo se centrará en cómo es posible transportar alimentos perecederos, o para mayor entendimiento, frescos. Pues se deben de cumplir varias normativas para no romper la cadena del frío y que ninguno de los alimentos pierda sus propiedades, así como para evitar que se echen a perder.

Pero… ¿Qué es lo que se debe a tener en cuenta?

 

Temperaturas y alimentos perecederos

Como bien es dicho, para poder transportar determinados alimentos hay que cumplir ciertos requisitos que dicta la normativa vigente sobre el transporte de mercancías perecederas, o el conocido ATP (Acuerdo sobre Transporte Internacional de Mercancías Perecederas).

Alimentos perecederos y su correcta refrigeración

El objetivo principal de este ente,  del ATP, es asegurar que las mercancías perecederas sean transportadas en el ámbito internacional de modo que se garanticen las condiciones óptimas para su consumo, asegurando, del mismo modo, que los vehículos que realicen este transporte satisfagan las condiciones técnicas regidas por el propio acuerdo, y evitando cualquier tipo de irregularidad en estos términos.

Como en cualquier otro tipo de reglamento, hay que cumplir determinadas características, y esto se ve reflejado en el transporte frigorífico para llevar alimentos perecederos.

Las empresas que realicen este tipo de servicio deberán de utilizar vehículos isotermos, refrigerantes, frigoríficos o calorísifcos para garantizar la buena operación del transporte, y cumpliendo la normativa.

Sabiendo varios términos del ATP, hay que cumplir varias condiciones, por lo que de temperatura se refiere:

  • Productos ultracongelados y congelados. En este conjunto se engloba las cremas congeladas (-20ºC), pescados y preparados, moluscos, crustáceos congelados o congelados en general deberán de estar a -18ºC, excepto la mantequilla congelada que estará a -10ºC.
  • Mantequilla. Estará a una temperatura de 6 ºC.
  • Productos de caza. Se mantendrá en 4 ºC.
  • Leche en cisterna (cruda o pasteurizada) destinada al consumo inmediato sobre unos 4 ºC.
  • Leche industrial. Con una temperatura de 6 ºC.
  • Productos lácteos (yogur, kéfir, crema, nata y queso fresco). Se mantendrá en 4 ºC.
  • Pescado, moluscos y crustáceos (con exclusión del pesado ahumado, salado seco o vivo, los moluscos vivos y crustáceos vivos). Deberán envasarse siempre en hielo fundante.
  • Productos preparados a base de carne (de los que se excluyen los que se han estado estabilizado por salazón, ahumado, secado o esterilización). Se encontrarán a 6 ºC.
  • Carne (exceptuados los despojos rojos). Y su temperatura de 7 ºC.
  • Ave de corral y conejos. Se mantendrá en 4 ºC.

 

En definitiva, para poder transportar productos alimentarios perecederos hay que seguir ciertos requisitos, que si no se cumplen, atentan contra la normativa. Es por ello que mejor seguir lo que os contamos en este artículo para que todo sea perfectol.