Aunque la última tendencia del mercado es la compra de productos frescos y de proximidad, la creencia de que los congelados no son saludables se trata de todo un error. Algunos de los beneficios de la comida congelada son, por ejemplo, la detención de la degradación, evitando que proliferen las bacterias y que se pierdan los nutrientes.

A continuación te vamos a explicar los datos más importantes sobre los congelados y como sacarles el máximo jugo ¿Te apuntas?

Ventajas y beneficios de la comida congelada

Si la congelación del producto ha sido inmediata, ayuda a evitar la proliferación de bacterias y parásitos, mejorando la higiene y la seguridad, además de ofrecer las siguientes ventajas:

Más frescura: si se han congelado inmediatamente y la cadena de frío se ha mantenido correctamente, estos productos guardarán su mejor sabor, textura y color.

Más nutrientes: uno de los beneficios de la comida congelada es que la inmensa mayoría del valor nutritivo se mantiene intacto.

Aquí no se tira nada: La mayoría de productos se pueden congelar, y cuando se hace se evitan desperdicios. Y es que gran parte del producto fresco acabará en la basura sin ser consumido, y el congelado no.

A temporalidad y comodidad: Puedes comerlos sea cual sea la temporada, ya que en el congelador permanecerán frescos y saludables. Además estos productos vienen lavados y pelados, evitando tener que hacerlo tu.

Precio: Quizás creas que son más baratos por que su calidad es peor, pues vuelves a equivocarte. Como te hemos dicho, otro de los beneficios de la comida congelada es que se aprovecha mucho más que la fresca. En los frescos el % de producto que se tira no son pérdidas, sino que ya viene sumado al precio, es decir, si una manzana vale 0,20 te cobrarán 0,30 (incluyéndote el precio de media manzana que prevén que van a tirar). Esto no pasa con los congelados.

beneficios-de-la-comida-congelada

Ojo al ir al supermercado

Mira bien el envase. Mira que los paquetes estén intactos, sin roturas y limpios. Descarta también las bolsas que tengan escarcha, los productos que estén blandos, o en los que el contenido del interior se haya pegado entre si, ya que esto es indica que se ha roto la cadena de frío.

No te olvides de mirar bien la etiqueta: la fecha de envasado y caducidad, el peso y el método de preparación.

Lo último del super. Recuerda que la sección de comida congelada es la última que debes visitar en tu supermercado antes de pasar por caja, así evitarás que se descongele. Además, lleva contigo una bolsa isotérmica y placas de hielo para el camino.

Cuatro consejos para cocinar comida congelada

  1. No todos los productos se descongelan igual, algunos ni siquiera deben descongelarse antes de su cocción. Así que lee muy bien la etiqueta antes de empezar
  2. Si los tienes que descongelar hazlo en el frigorífico. Ten paciencia y piensa con antelación que vas a comer, de esta manera podrás descongelar tu comida en la nevera, evitando así que se desarrollen bacterias.
  3. Mejor al vapor. La mejor manera de cocinar la verdura congelada es al vapor, así que si puedes elegir, hazlo siempre así.
  4. Si se tiene que hacer en el microondas sigue todos los pasos que se indiquen en el envase al pie de la letra, elige bien el programa, pon el tiempo adecuado y deja reposar si así se indica.

Como puedes ver, son muchos los beneficios de la comida congelada (no es tan mala como la pintan). Aunque si somos realistas, para que se conserven sus nutrientes y se mantenga en perfecto estado de higiene, estos productos deben ser transportados correctamente. En Transport Fred Gironès nos preocupamos por tu salud y por eso nuestros transportes frigoríficos cumplen con todas las reglas, evitando que se rompa la cadena de frío.