¿Alguna vez  te has preguntado exactamente cómo se las arreglan los camiones refrigerados para mantener todo frío? La respuesta es tan simple que podría sorprenderle.

Lo primero que debes entender es el principio fundamental que hay detrás de los equipos de refrigeración modernos.

Cómo funciona el sistema de refrigeración de un camión frigorífico

En un camión frigorífico, aislando un compartimento y luego sellándolo se crea la atmósfera autónoma. El aislamiento está hecho de espuma de polímero de alta densidad, que es bastante similar al poliestireno, aunque está construido con un polímero de mayor densidad y más duradero que el que se encuentra en un aislamiento típico de poliestireno. El aislamiento, combinado con un sello alrededor de la puerta, crea una atmósfera bastante hermética. Entonces todo lo que tienes que hacer es eliminar cualquier calor que quede dentro, y cualquier calor que entre cuando se abra la puerta. Esto se logra usando un sistema de refrigeración con un modo de operación razonablemente simple. Tiene tres mecanismos diferentes que funcionan juntos: un condensador, un compresor y un evaporador.

camión refrigerado

Las partes principales que ayudan a mantener la temperatura

El compresor

en una unidad refrigerada, el compresor es impulsado por un pequeño motor. El compresor aspira el refrigerante gaseoso y lo comprime. La presión dentro del compresor licua el gas, y el refrigerante ahora líquido desprende calor al cuerpo del compresor, y en última instancia al aire.

El condensador

el líquido del compresor está todavía relativamente caliente, por lo que se bombea a un condensador; el condensador es un intercambiador de calor. El calor fluye del líquido a las paredes de los tubos, a las aletas de los tubos. Las aletas presentan una mayor superficie para enfriar el aire exterior que es aspirado a través del condensador por un ventilador.

El evaporador

El evaporador está situado en el remolque. El refrigerante, habiendo cedido gran parte de su calor en el condensador, se ha convertido en un líquido frío bajo presión. Ahora fluye a través de una válvula de medición hacia el evaporador. La válvula de medición controla la cantidad de refrigerante liberado en el evaporador, actuando como un acelerador para controlar la cantidad de refrigeración. También funciona para ayudar a mantener la contrapresión en la parte de alta presión del sistema, que va desde el compresor hasta el evaporador.

En el evaporador, el refrigerante se expande rápidamente, convirtiéndose de nuevo en un gas. Al hacerlo, absorbe una gran cantidad de calor de sus alrededores. Esos alrededores son serpentines con aletas, que ayudan a transferir el calor del aire que fluye sobre las aletas al refrigerante. El aire del interior del remolque se sopla sobre el evaporador. El gas refrigerante, ahora a baja presión, es arrastrado de vuelta al compresor donde el ciclo comienza de nuevo.

Como has podido observar, el principio detrás de la operación de los camiones refrigerados es bastante simple. Por supuesto, esta es una explicación simplificada y podría dar mucho más que hablar.