Cómo ser un buen transportista de alimentos

Ser transportista de alimentos es una profesión donde el factor humano es primordial. Por ello, las características y el servicio del trabajador será determinante para el buen transporte de la mercancía. Te lo contamos todo en el siguiente artículo. 

Los transportistas de alimentos (también conocidos como camioneros) son los responsables de la entrega y/o recogida de productos perecederos en buen estado, cuya responsabilidad es la de mantener unas buenas condiciones en el transporte de los mismos. Entre sus funciones encontramos la de cargar y descargar el camión de forma organizada para mantener en buen estado los productos, organizar el recorrido de la mejor forma posible y realizar el mantenimiento básico de sus vehículos. Además, el transportista debe ser una persona muy organizada para no retrasarse en sus horarios de entrega de mercancías. 

Por otro lado, están los transportistas que se dedican al transporte refrigerado de alimentos. Además de las responsabilidades mencionadas anteriormente, estos trabajadores deben controlar la temperatura de sus vehículos en todo momento, asegurando la cadena de frío. 

Como toda profesión cualificada, para ser transportista se necesitan unos requisitos mínimos que son los siguientes:

  1. Permiso de conducir. Para poder conducir un vehículo para transportar mercancías, es necesario disponer del permiso de conducir, como es lógico. Dependiendo del vehículo que se vaya a conducir, se necesitará un permiso u otro: de camión, de trailer, etc. 
  2. El Certificado de Aptitud Profesional (CAP). Igual que el permiso de conducir, este permiso conocido como CAP es obligatorio para todo conductor que se dedique al transporte, ya sea de mercancía o pasajeros. Este documento, además, debe renovarse cada 5 años.

¿Qué hay que tener para ser un buen transportista de alimentos?

Además de estos permisos, toda persona que se dedique al transporte de alimentos debe tener una serie de competencias, capacidades y características para ser un buen conductor. 

  1. Ser organizado. Un transportista de alimentos debe organizarse a la perfección para realizar bien su trabajo. Empezando por la ruta a realizar, continuando con la colocación de la carga y acabando por los papeles que debe llevar. 
  2. Conocer su vehículo. Aunque no es necesario ser mecánico, sí es aconsejable que tenga nociones y entienda el funcionamiento del vehículo con el que trabaja para poder resolver incidentes menores. 
  3. Forma física. Un transportista debe mantenerse en buena forma física, ya que es un trabajo pesado que requiere de mucho esfuerzo para cargar y descargar la mercancía. 
  4. Carácter afable. Otra característica que debe tener un transportista profesional es disponer de un buen carácter. Tratar bien y ser simpático con el cliente final determinará el éxito de su trabajo. 
  5. Experiencia. Como en cualquier otro trabajo, la experiencia es un factor muy tenido en cuenta e importante para la buena realización de su trabajo. Al final, los años son los que dan la experiencia y el saber hacer en cada trabajo. Trabajar con un profesional con años de experiencia siempre será una garantía. 
  6. Conocimiento tecnológico. Aunque no se debe ser un crack de la informática, sí que hay que saber manejar los sistemas de navegación, así como herramientas telemáticas que facilitan mucho el trabajo a los transportistas. 
  7. Responsabilidad. Ser responsable es una competencia muy común a tener en casi todos los trabajos, pero en el transporte de alimentos cobra gran importancia. Debes ser consciente de que tu responsabilidad logrará mantener en buen estado a los productos perecederos.

En Transportfred trabajamos con transportistas de alimentos especializados y con años de experiencia que, además de formarse para su trabajo, dan todo de si mismos para que haya un buen funcionamiento en la empresa

Call Now Button
Abrir chat