La importancia de la higiene en el transporte de alimentos

La higiene en el transporte de alimentos es de vital importancia para que los alimentos lleguen a nuestras casas de forma óptima. Por ello, el transporte de estos productos está regulado por unas normativas estrictas que os explicamos a continuación. 

Normas de higiene en el transporte

1. Formación de los trabajadores 

En muchas ocasiones se ha cuestionado si un transportista debe formarse y tener conocimiento profundo sobre la higiene en el transporte o manipulación de alimentos, pues no entran en contacto directo con los productos perecederos. Sin embargo, según el Real Decreto 202/2000, de 11 de febrero, se considera manipuladores de alimentos “todas aquellas personas que, por su actividad laboral, tienen contacto directo con los alimentos durante su preparación, fabricación, transformación, elaboración, envasado, almacenamiento, transporte, distribución, venta, suministro y servicio”. De esta forma, los transportistas entran dentro de los manipuladores de alimentos. 

Así pues, la formación de los trabajadores con contacto directo con alimentos perecederos es de vital importancia. Por ello, los responsables de las empresas alimentarias deben garantizar la formación y supervisión en cuanto a la higiene en el transporte de alimentos. Además, deberán asegurarse del cumplimiento de los programas de formación para los trabajadores de transporte.

2. Diseño y mantenimiento de los vehículos

El diseño y fabricación de los vehículos encargados de transportar las mercancías perecederas es también un aspecto fundamental. Debe tener la forma necesaria para permitir una limpieza y desinfección adecuada. Asimismo, los contenedores deben fabricarse con materiales que permitan mantener los productos a la temperatura adecuada, además de poder controlarla con un termómetro colocado en un lugar visible por el conductor. También será imprescindible asegurar el mantenimiento de la cadena de frío para el bienestar de los alimentos. 

Los contenedores de los vehículos deben estar, en todo momento, en las condiciones adecuadas para mantener y proteger adecuadamente los alimentos almacenados en ellos para su transporte.

3. Limpieza y desinfección

Los contenedores de los vehículos en el transporte de alimentos deben estar en todo momento limpios y desinfectados para proteger los productos de la contaminación, evitando así su deterioro. 

Cada vez que se vaya a cargar el camión, o cuando se finalice la descarga del día, hay que realizar una correcta limpieza y desinfección del vehículo. Para ello, deberán emplearse productos autorizados y lo realizará el personal responsable para ello. 

4. Control de plagas

Existen ciertos animales que pueden contaminar los alimentos. Por ello, el control de las plagas es fundamental en el transporte para que estos no puedan acceder a las cajas de los vehículos. 

Se considera plaga a la presencia de animales que viven en o de los alimentos que pueden producir una alteración o contaminación de los mismos, llegando a ser incluso perjudiciales para el consumo. Estos animales suelen ser destructivos y provocan problemas sanitarios, laborales y económicos. 

Los principales animales que forman plagas en la industria alimentaria son: roedores, insectos y aves. 

5. Buenas prácticas en la manipulación de alimentos

Los alimentos deben protegerse contra cualquier foco de contaminación que pueda hacerlos no aptos para el consumo o nocivos para la salud. Por ello, hay que colocarlos y protegerlos de manera que se reduzca al máximo esta contaminación. Si se transportan diferentes productos perecederos (cuyas necesidades térmicas sean las mismas) habrá que separarlos de forma efectiva en recipientes y/o cajas para su almacenamiento correcto. 

El transporte de productos a granel en estado líquido, granulado o en polvo deberán realizarse en contenedores reservados para ello. El transporte de alimentos con necesidades de refrigeración o congelación, se hará a las temperaturas máximas establecidas. Algunos de los alimentos que necesitan refrigeración y su correcta temperatura son: 

  • Cremas heladas -20º C 
  • Pescados, moluscos, crustáceos congelados o ultracongelados -18º C
  • Productos ultracongelados -18º C 
  • Mantequilla congelada -10º C 
  • Resto de productos congelados -12º C 
  • Despojos rojos + 3º C 
  • Mantequilla +6º C 
  • Productos de caza +4º C 
  • Productos lácteos refrigerados +4º C
  • Carne y preparados de carne +7º C 
  • Aves y conejos +4º C

6. Trazabilidad

La trazabilidad es cada uno de los procesos por los que pasa un producto desde su fabricación hasta que se entrega al consumidor final. En el sector de la alimentación, la trazabilidad permite rastrear todos los pasos que ha recorrido un producto desde su origen, transporte y terminando en manos del consumidor final. Las empresas deben asegurar la trazabilidad de los alimentos en todo momento mediante procedimientos que les permitan anotar y guardar esta información. 

En Transportfred somos conscientes de la importancia de mantener una correcta higiene de los productos, por ello llevamos a cabo todos y cada uno de los puntos explicados. 

Call Now Button
Abrir chat