Productos de temporada: por qué debemos consumirlos

Hoy en día, comer sandía o una ensalada de tomate en invierno, no es tan raro, al igual que echar unas alcachofas a los guisos de verano. Esto pasa gracias al transporte de alimentos, lo que nos permite consumir prácticamente cualquier alimento en cualquier época del año en el supermercado. Sin embargo, es importante recordar los beneficios de comer productos de temporada en cada estación del año.

Por qué debemos consumir productos de temporada

Comprar frutas y verduras de temporada aporta multitud de beneficios tanto para nuestro organismo, como para la economía y el medioambiente. Consumiendo este tipo de productos, nos aseguramos de adquirir alimentos que crecen respetando los ciclos de la naturaleza, es decir, respetando su época natural de cosecha. 

La principal razón es que, al ser cultivados naturalmente y en su mejor momento para ello, las frutas y verduras de temporada conservan todos sus aportes nutricionales como son las vitaminas, minerales y nutrientes. Además, su textura, color y sabor no tienen nada que ver cuando se consumen en su temporada. Seguro que recuerdas unas fresas un poco insípidas al principio de su temporada, o una sandía sin mucho color en mayo. 

Como decíamos, las propiedades de los alimentos de temporada se conservan prácticamente intactos cuando se cosechan y consumen en temporada. Es decir, conservan a la perfección su color, su sabor, sus nutrientes, textura, apariencia y naturalidad. Además, la naturaleza es muy sabia y sabe qué alimentos necesita nuestro organismo en cada época del año. En verano nos ofrece frutas ricas en agua, como el melón o la sandía, mientras que en otoño nos ofrece frutas y verduras ricas en vitamina C, ideal para combatir los resfriados con, por ejemplo, las naranjas. 

5 razones para consumir productos de temporada

1. Las verduras y frutas de temporada son más naturales y ecológicas

Los alimentos de temporada se cosechan en las condiciones óptimas para ellos, por lo que no son necesarios pesticidas ni plaguicidas, fertilizantes o aditivos de más. Estos tipos de químicos son necesarios  cuando se cultiva contra su naturaleza y el clima no es favorable para su crecimiento, por lo que si se hace en el momento adecuado, muchos de ellos no son necesarios. De hecho, para los alimentos de temporada suelen utilizarse fertilizantes naturales que ayudan a elevar y conservar sus nutrientes. 

2. Ayudan a cuidar el medio ambiente

En relación con el punto anterior, al ser cultivados sin pesticidas ni aditivos, estamos cuidando la tierra y el medio ambiente de emisiones de CO2. El uso de todos estos químicos genera una importante huella de carbono con un elevado impacto ambiental. 

Además, los alimentos de temporada suelen pasar prácticamente del productor al consumidor final, reduciendo mucho la cadena logística y, por lo tanto, evitando el transporte y conservación en cámaras frigoríficas de los mismos, ahorrando tanto en combustible, como en CO2, energía, cajas, bolsas y envases adicionales. 

3. Precio más asequible

Al reducirse la cadena logística y no tener prácticamente intermediarios, los precios de estos alimentos son mucho más económicos. Seguro que recuerdas pagar un dineral por una caja de fresas fuera de temporada, ¿no?

4. Ofrecen los nutrientes necesarios en cada momento

Como decíamos anteriormente, la naturaleza es muy sabia y sabe ofrecernos los alimentos que necesitamos en cada momento del año. Por ejemplo, ahora en otoño, encontramos cítricos y coles, que son alimentos ricos en vitamina C que nos ayudan a combatir el frío que llega. También nos ofrece en otoño muchos pescados ricos en vitamina D, necesaria para sustituir la propia producción que hace nuestro cuerpo en verano con la exposición al sol. 

5. Favorecen la economía y desarrollo local 

Si te dan a elegir entre una sandía cosechada en tu pueblo a una cosechada en un país extranjero, seguramente elegirías la de tu pueblo para ayudar a los que tienes más cerca. Pues algo parecido pasa con la comida de temporada. 

El desarrollo económico y social de nuestra sociedad y las cercanas a nuestro lugar de residencia, mejora con el consumo de alimentos de temporada. Así, favorecemos el comercio de proximidad y ayudamos a mantener la agricultura tradicional y local de nuestra zona. 

En Transporfred trabajamos a diario para pequeños desplazamientos de frutas y verduras locales, para conservar al máximo sus nutrientes y ayudar a la economía de nuestro país. 

Call Now Button
Abrir chat